¿Qué motiva y desmotiva a las personas? JD Roman

Uno de los secretos de la motivación consiste en generar un ambiente en el que las personas estén libres de las influencias que desmotivan.

Pero ¿qué motiva realmente a las personas? Existen abundantes modelos teóricos sobre motivación. Aquí hemos simplificado algunos de ellos, sin jerarquizarlos.

Realizar contribuciones significativas

Las personas quieren unirse a un grupo o persiguen una causa que tenga un efecto permanente. Necesitan ver que lo que hacen no constituye un esfuerzo desperdiciado, sino que supone una contribución. Las personas necesitan comprobar el valor de lo que hacen. La motivación no procede únicamente de la actividad, sino del deseo de llegar al resultado final.

 

Participar en la meta

Las personas apoyan aquello en lo que creen. Las motiva ser parte del proceso de fijar una meta y les permite sentirse necesarias. Les gusta sentir que son importantes. Cuando aportan información, muestran interés en el asunto. Se apropian de él y lo apoyan. Comprobar que las metas se hacen realidad y dar forma al futuro resulta altamente satisfactorio. La participación en la meta genera un espíritu de cuerpo, mejora el estado de ánimo y ayuda a todos a sentirse importantes.

 

Insatisfacción positiva

Las personas insatisfechas presentan un alto grado de motivación, porque ven la necesidad de un cambio inmediato. Saben que algo va mal y, a menudo, también saben qué es lo que hay que hacer. La insatisfacción puede inspirar cambios o conducir a un espíritu de crítica. Puede conducirnos a la apatía o dirigirnos hacia la acción. La clave consiste en canalizar esta energía hacia un cambio efectivo.

 

Recibir reconocimiento

Las personas no desean pasar inadvertidas. Quieren crédito por los logros personales y aprecio por sus contribuciones. Proporcionar reconocimiento es otra manera de dar las gracias. El logro personal es motivador, pero lo es mucho más cuando alguien percibe ese logro y le concede valor. El reconocimiento es, pues, una manera de otorgar significado a la existencia personal.

 

Tener expectativas claras

Las personas se sienten motivadas cuando saben qué deben hacer y tienen la seguridad de hacerlo bien. Nadie quiere adentrarse en una tarea vaga o en un trabajo cuya descripción es incierta. La motivación aparece en un trabajo cuando las metas, las expectativas y las responsabilidades se entienden claramente. Cuando delegue responsabilidades, asegúrese de conceder la autoridad necesaria para llevar a cabo la tarea. Las personas cumplen mejor cuando tienen control sobre su trabajo y su tiempo.

 

Y, a la inversa, ¿qué desmotiva a las personas?Ciertos patrones de comportamiento pueden ser desmotivadores. A veces, actuamos de cierta manera sin darnos cuenta de la influencia negativa que esto produce en otras personas. Veamos algunas sugerencias para evitar ese tipo de comportamiento.

 

No empequeñezca a nadie

La crítica pública y las conversaciones hirientes, incluso las que son realizadas “en broma”, pueden herir a las personas. Debemos estar alertas y ser sensibles. Llevado al extremo, empequeñecer a alguien puede destruir la autoestima y la confianza en uno mismo. Si tiene que criticar, recuerde que se necesitan nueve comentarios positivos para equilibrar una corrección negativa.

 

No manipule a nadie

A nadie le gusta sentirse manipulado o utilizado. La manipulación, no importa cuán leve sea, derriba, en una relación, las paredes de confianza. Ganamos más siendo honestos y transparentes que siendo astutos y ladinos. Edifique a las personas a través de la afirmación y del estímulo, así estarán motivadas y serán leales.

 

Haga de las personas su prioridad

Las personas son nuestro recurso más importante; por eso, emplee tiempo en conocerlas y preocúpese por ellas. Esto significa responder a una conversación, nunca estar preocupado por uno mismo, ni tener prisa. Deje de hablar tanto y desarrolle el arte de escuchar. Deje de pensar en qué es lo que tiene que decir después de que termine de hablar su interlocutor y escuche no solamente lo que dicen esas personas, sino también lo que sienten. Su interés, incluso en asuntos insignificantes demostrará su sensibilidad.

 

No desaliente el crecimiento personal

El crecimiento es algo motivador, por lo tanto estimule a su personal para que crezca. Concédales oportunidades para que ensayen cosas nuevas y adquieran habilidades novedosas. No debemos sentirnos amenazados por los logros de los otros, sino más bien ser muy positivos para apoyar sus triunfos. Deje que su personal triunfe y permítales fallar. Implemente el método del espíritu de cuerpo que dice: “Si usted crece, todos nos beneficiamos”.

La causa principal del cansancio entre los coachees procede de ciertas acciones que los buenos líderes pueden “fácilmente” evitar:

  1. No dar crédito a las sugerencias.
  2. No corregir los motivos de queja.
  3. No estimular.
  4. Criticar a los coachees ante otras personas.
  5. No pedir a los coachees sus opiniones.
  6. No informar a los coachees sobre su progreso.
  7. Tener favoritismos.

Cada uno de los puntos anteriores constituye un ejemplo de cómo el líder roba o priva del alimento del ego a los coachees.

No todo es tener una visión como líder, también es necesario ser capaz de transmitirla para que sea compartida por todos.

 

LinkedIn
Twitter
Instagram
Facebook
Pinterest