El coaching versus otros tipos de entrenamiento por JD Roman

  • La primera y más importante ventaja del coaching es su propia condición de “vis a vis” (o 121, transliteración de “One To One”).
  • El directivo no se siente puesto en evidencia, como puede ocurrir en los entrenamientos en grupo, y el miedo a que su imagen quede dañada al exponer sus dudas desaparece.
  • El coaching se desarrolla en un clima de absoluta confianza y confidencialidad. De esta manera, durante una sesión de coaching, pueden ser abordados todos los asuntos.
  • Se sigue un proceso totalmente personalizado.
  • Al ser a menudo una persona externa a la organización, el coach ayuda a desarrollar una adecuada percepción de la realidad y a que la persona se posicione desde una perspectiva más amplia y menos individual a la hora de abordar las distintas situaciones. Todo ello conduce a la búsqueda de soluciones desde otros puntos de vista antes no contemplados.

Condiciones previas dentro de la organización:

Es deseable que, en toda empresa que desee una aplicación eficaz de un proceso de coaching para sus directivos, con anterioridad, se haya impartido un entrenamiento en grupo sobre liderazgo, con el objeto de que un gran cúmulo de criterios estén ya aclarados de antemano.

Perfil teórico del coach

  • Amplio y profundo conocimiento del mundo de la organización.
  • Capacidad de generar una relación de confianza, desde la credibilidad (que solo se consigue con honestidad), “asertividad”, comprensión…
  • Tiene que ser un buen comunicador y tener las habilidades de comunicación bien desarrolladas, sobre todo la de la escucha activa.
  • Capacidad de análisis y de encontrar las relaciones efectocausa que se dan en cualquier acción, así como capacidad para generar un plan de desarrollo personalizado y eficaz.
  • Capacidad de encontrar, no las respuestas adecuadas, sino las preguntas adecuadas para las distintas situaciones que pueda plantearle su cliente.
  • Capacidad para encontrar las oportunidades en las “pequeñas” acciones del día a día y no en las grandes acciones empresariales.
  • Capacidad para captar y tener en cuenta las variables organizacionales que rigen la cultura en la que se encuentra la organización, las cuales condicionan el contexto en el que puede desarrollar su actuación como coach.
  • Perspicacia para tener en cuenta las metas y valores personales de los directivos sobre los que actúa, así como los suyos propios.
  • Capacidad de mostrarse como un modelo de confianza, comunicación, motivación y dirección.
LinkedIn
Twitter
Instagram
Facebook
Pinterest