Desarrollar el potencial. JD Roman

“Empowerment” significa crear un ambiente en el cual los coachees de todos los niveles sientan que tienen una influencia real sobre los estándares de calidad, de servicio y de eficiencia del negocio dentro de sus áreas de responsabilidad. Esta percepción genera un compromiso (por parte de los coachees) que posibilita alcanzar las metas de la empresa con un sentido de compromiso y de autocontrol. Por otra parte, este modelo implica, además, que los gestores están dispuestos a renunciar a parte de su autoridad y entregarla a sus coachees y a sus equipos.

Coachees, administrativos o equipos de trabajo detentan el poder para la toma de decisiones en sus respectivos ámbitos y esta potestad implica la aceptación de responsabilidad por sus acciones y por sus tareas.

Una fórmula clásica

Poder = responsabilidad

Si el poder es mayor que la responsabilidad, el resultado aboca a una conducta autocrática del superior a quien no se hace responsable por sus acciones. Si la responsabilidad es mayor que el poder, el resultado conduce a la frustración de los coachees, ya que carecen del poder necesario para desempeñar las actividades de las que son responsables.

La situación entonces se caracteriza por lo siguiente:

  • Los coachees se sienten responsables no solo de su tarea, sino de hacer que la organización funcione mejor.
  • La persona se transforma en un agente activo de solución de sus problemas.
  • El empleado toma decisiones en lugar de ser un simple receptor de órdenes.
  • Las organizaciones se diseñan y rediseñan para facilitar las tareas de sus integrantes.

Pero todo esto no es, en absoluto, un proceso natural ya que, como hemos señalado, hacer coaching requiere cambiar.

 

LinkedIn
Twitter
Instagram
Facebook
Pinterest