Características básicas del coaching. María Rodríguez

 

Esencialmente, existen cinco características básicas:

1La visión es concreta, basada en hechos.

Se focaliza en comportamientos que pueden ser mejorados y en los aspectos objetivos y descriptivos del desempeño. Este puede ser mejorado solamente cuando puede ser descrito de forma precisa y cuando ambas partes entienden exactamente lo mismo.

2- Existe interactividad. Quien más habla debería ser el coachee.

En las conversaciones de coaching se intercambia información, se hacen preguntas y se dan respuestas, se intercambian ideas.

 

3La responsabilidad es conjunta, no únicamente del coach.

Tanto coach como coachee detentan una responsabilidad compartida para trabajar juntos en la mejora continua del desempeño. Ambos comparten la responsabilidad de conseguir que la conversación resulte de la máxima utilidad posible.

4La forma es específica. Existe una estructura.

La forma está determinada por dos factores primordiales: una meta de la conversación claramente definida y un flujo de la conversación con una primera fase en la cual se amplía la información. Posteriormente, esta se focaliza en aspectos específicos, en la medida en que los participantes consiguen alcanzar el objetivo pactado al inicio de la conversación.

5El respeto es algo permanente. Lo más importante es el coachee

El líder comunica, en todo momento, su respeto por la persona que recibe el coaching.

Algunos elementos básicos del coaching:

Valores

El coaching posee como base fundamental los valores que ya han sido discutidos. De no ser así, este se convierte simplemente en poco menos que en la exhibición de una serie de trucos.

Resultados

El coaching es un proceso orientado a resultados y que tiene como consecuencia la mejora continua del desempeño, ya sea individual o grupal.

Disciplina

El coaching es una interacción disciplinaria. A fin de conseguir la meta de la mejora continua, un coach debe ser lo suficientemente disciplinado como para crear las condiciones esenciales, aprender, desarrollar y utilizar las habilidades críticas y gestionar adecuadamente una conversación de coaching.

Formación previa

Para emprender conversaciones de coaching reales, se requiere entrenamiento. No basta el conocimiento intuitivo o la simple memorización de ideas y de conceptos, ya que esto no garantiza que se lleven a cabo conversaciones orientadas a mejorar el desempeño.

LinkedIn
Twitter
Instagram
Facebook
Pinterest