Niveles de liderazgo

En general, se admite que existen distintos niveles de liderazgo

Nivel 1: Función o posición (o falso liderazgo)

Este es el nivel básico de entrada al liderazgo. La única influencia que se detenta proviene de un título.

Una persona puede ocuparse del “control” porque ha sido nombrada para ocupar una determinada posición. Desde esta puede, desde luego, detentar autoridad. Sin embargo, el verdadero liderazgo es mucho más que poseer autoridad, es algo más que haber recibido desarrollo técnico y seguir los procedimientos. El verdadero liderazgo consiste en convertirse en la persona a quien otros seguirán.

Y las personas, con toda seguridad, no seguirán a un líder “posicional” más allá de su autoridad establecida. En tal situación, harán solamente lo que tengan que hacer cuando se les solicite (es decir, lo mínimo). Cuando el líder carece de confianza, los coachees carecen de compromiso.

Los líderes “posicionales” encuentran más dificultades al trabajar con voluntarios, con coachees y con personas jóvenes. A la mayoría de nosotros se nos ha enseñado que el liderazgo es una posición. Sin embargo, nos sentimos frustrados cuando nos percatamos de que pocas personas nos siguen por nuestros títulos o cargos. Nuestro éxito, al dirigir a otras personas, depende de nuestra habilidad para seguir ascendiendo en la escala de los distintos niveles del liderazgo.

Nivel 2: Permiso (o de relaciones)

El liderazgo florece con una relación significativa, no con más reglas.

Los “líderes” que están en el nivel de “posición” a menudo dirigen por intimidación.

En contraste con lo anteriormente descrito, una persona situada en el “nivel de permiso” dirigirá por interrelaciones. La agenda no tiene que ver con “la ley del más fuerte” sino con el desarrollo de las personas. En este nivel, el tiempo, la energía y el enfoque se centran en las necesidades y en los deseos de la persona. Aquellas que no pueden construir relaciones sólidas y duraderas, pronto descubrirán que son incapaces de sostener un liderazgo efectivo y permanente.

Nivel 3: Resultados

En este nivel, comienzan a producirse situaciones interesantes. Las ganancias aumentan. El estado de ánimo se eleva. Se atienden las necesidades. Se alcanzan las metas. Junto con este crecimiento, viene el gran momento. Dirigir e influir en los demás es algo agradable. Los problemas se resuelven con un mínimo esfuerzo. Cada integrante está orientado hacia los resultados. En realidad, los resultados constituyen la principal razón de ser de la actividad.

Existe una gran diferencia entre los niveles 2 y 3. En el nivel de “relaciones”, las personas se reúnen solamente para estar juntas. No existe otro objetivo. En el nivel de los “resultados”, se reúnen para conseguir un propósito. Les gusta reunirse para estar juntas, pero les encanta estar juntas para conseguir algo. En otras palabras, están orientadas hacia los resultados.

Nivel 4: Desarrollo humano (modificación de comportamientos)

Al verdadero líder se lo reconoce porque, de alguna manera, sus colaboradores muestran siempre un desempeño superior.

Un líder es grande, no por su poder, sino por su habilidad de hacer aflorar el poder en los demás. El éxito sin que se pueda transmitir a otros es, en realidad, un fracaso. La principal responsabilidad de un empleado es realizar adecuadamente su trabajo. La principal responsabilidad de un líder es capacitar a otros para hacer el trabajo.

La lealtad al líder alcanza su nivel más elevado cuando la persona que sigue al líder ha crecido personalmente gracias a la dirección suministrada por aquel.

Examinemos con más detenimiento dicha progresión. En el nivel 2, el seguidor ama al líder; en el nivel 3, el seguidor admira al líder; en el nivel 4, el seguidor es leal al líder. ¿Por qué? Porque uno obtiene el corazón de las personas cuando ayuda a que estas crezcan, siempre que salga de ellas mismas.

Adicionalmente, se produce, no obstante, un problema potencial al ascender, como líder, los niveles de influencia y al sentirse cómodo con el grupo que uno ha capacitado para que lo rodee: uno puede no darse cuenta de que muchas personas nuevas lo contemplan como un líder “posicional” debido a que no tiene contacto con ellas.

Nivel 5: Personalidad. El líder carismático

Es posible llegar a este nivel, aunque normalmente se posee de nacimiento (es una mezcla de habilidad de comunicación, de visión y de conocimiento). Si no es nuestro caso lo cual es la circunstancia más habitual–, antes de llegar hasta aquí se ha de trabajar muy duro en los niveles inferiores.

Algunas enseñanzas adicionales sobre los niveles del liderazgo

  • Cuanto más alto se sube, más tiempo se necesita.
  • Cada vez que se produce un cambio en su trabajo o cada vez que usted se une a un nuevo grupo de personas, se sitúa de nuevo en el nivel más bajo de estos escalones.
  • Cuanto más alto se sube, más alto es el nivel de compromiso.
  • Cuando uno, ya tenga el papel de líder o el de seguidor, no desea realizar los sacrificios que exige el nuevo nivel, la influencia comienza a decrecer.
  • Cuanto más alto se sube, más sencillo es dirigir.

Fíjese en la progresión del nivel 2 al nivel 4. El enfoque oscila desde despertar simpatías hacia nuestra persona a despertar simpatías hacia lo que uno hace en favor del interés común de los coachees. Cada nivel alcanzado por el líder o por los coachees constituirá una razón más para que las personas deseen seguirlo.

Mientras más alto se sube, mayor es el crecimiento. El crecimiento se produce únicamente cuando tienen lugar cambios efectivos. A medida que ascienda los distintos niveles de liderazgo, los cambios resultarán más sencillos. Conforme uno va subiendo, los demás le permitirán y lo ayudarán a realizar los cambios necesarios.

Recuerde, sin embargo, que cada nivel se edifica sobre el anterior y que la escalera se derrumbará si descuida el nivel inferior sobre el cual está construido. Por ejemplo, si pasa de un nivel de permiso (relaciones), a un nivel de producción (resultados) y deja de preocuparse por las personas que lo siguen y lo ayudan a producir, podría desarrollar en estas personas el sentimiento de que están siendo utilizadas. A medida que uno se traslada de un nivel a otro, el liderazgo con una persona (o grupo de personas) deberá ser más profundo y, al mismo tiempo, más sólido.

LinkedIn
Twitter
Instagram
Facebook
Pinterest