¿Quién es el coach? JD Roman

El coach no es más que una figura que se preocupa por planificar el crecimiento personal y profesional de las personas. Desde este punto de vista, el coach es, sin duda, un líder.

Posee una visión inspiradora, ganadora y trascendente, que mediante el ejemplo, la disciplina, la responsabilidad y el compromiso orienta a las personas en el caminar hacia una visión, convirtiéndola en realidad. Para acompañar a la persona en ese camino, precisa de una serie de elementos, que detallamos ahora.

  • Comunicación: Un coach se asegura de la claridad en su comunicación.
  • Apoyo: Significa apoyar al equipo, aportando la ayuda que este necesita, bien sea con información, materiales, consejos o, simplemente, aportando comprensión.
  • Confianza: El líder permite que las personas de su equipo sepan que cree en ellas y en lo que estas hacen. Señala éxitos ocurridos. Revisa con los colaboradores las causas de los éxitos y proporciona reconocimiento.
  • Visión compartida: Significa compartir una visión de las metas comunes. Para asegurarse de ello, el coach el previamente ha de emplear el tiempo preciso para explicar en detalle sus metas. La clave es asegurarse de que los miembros de su equipo pueden responder preguntas tales como: ¿por qué esta meta es tan buena para el equipo o para la organización?, ¿qué pasos se han de dar para conseguir las metas?, ¿cuándo?
  • Empatía: Supone comprender el punto de vista de los coachees. Realizar preguntas que revelan la realidad de los miembros del equipo para involucrarse con las personas. El líder no debe asumir que sabe lo que estas piensan y sienten, debe preguntárselo.
  • Recompensa/castigo: Es permitir que los miembros del equipo sepan con certeza que los errores no van a ser castigados, siempre y cuando todo el mundo aprenda de ellos.
  • Paciencia: El tiempo y la paciencia resultan clave para evitar que el coach simplemente reaccione.
  • Discreción: Los mejores coachs son aquellos que logran mantener la confidencialidad, que constituye la base de la confianza y, por ende, de su credibilidad como líder.
  • Respeto: Es la actitud percibida en el directivo hacia las personas. Un directivo puede respetar en un alto grado a los miembros de su equipo, pero si esta actitud está en contradicción con su poca disposición a involucrarse, su poca habilidad para ser paciente, su deficiencia en compartir metas, etc., entonces, todo ello hace que transmita poco respeto.

Y es que los coachs realizan muchas tareas: aconsejan, establecen dirección y proporcionan feedback. Proponen tareas que desarrollan las habilidades y ayudan a conseguir el éxito. A este lo alcanzan anticipando los problemas y obstáculos potenciales que podrán encontrarse los coachees, así como colaborando con ellos para que consigan los recursos necesarios. Esto implica que los ayudan tanto a evitar el fracaso, como a conseguir el éxito. Efectivamente, ayudando a rodear obstáculos y asignando recursos, los buenos coachs promueven el éxito.

Funciones del coach

Entre sus principales aptitudes se encuentran:

  • Liderazgo visionario inspirador.
  • Selección de talentos.
  • Coach de equipos.
  • Acompañamiento de coachees en situaciones reales.
  • Coach del desempeño individual de los vendedores.
  • Motivación y guía de desarrollo de carrera.
  • Gestión del trabajo en equipo.
  • Implementación de estrategias innovadoras.

Otras conductas básicas del coach:

  • Escucha activa: Este término se refiere a los comportamientos y actitudes que ponen en juego los coachs para transmitir que están escuchando. En esta actividad, están involucrados aspectos verbales y no verbales (ver el capítulo correspondiente en el libro Homo Komunikator). Quizá la habilidad principal que subyace es la de escuchar sin evaluar inmediatamente lo que la otra persona está planteando. Esto implica, a su vez, tratar de comprender lo que el otro está comunicando, en lugar de evaluar si lo que dice es correcto o incorrecto o de si estamos de acuerdo o no.
  • Recopilación de información: Para el coach resulta importante ser capaz de recopilar la suficiente información para obtener resultados positivos. Los coachs pueden ayudar a los demás a resolver problemas, conociendo la forma en la que estos entienden el problema, lo que han hecho para resolverlo y la manera en la que piensan que esos problemas pueden ser resueltos.
  • Reformulación: Otro comportamiento que ayuda al coach a obtener información es la reformulación. De esta forma, comunicamos que estamos escuchando, que comprendemos lo que la otra persona dice o siente, que no se la está juzgando y que, en definitiva, se desea que la otra persona proporcione la información que ella considere importante. Reformular significa expresar lo que creemos que el otro dijo y entender los sentimientos que ha expresado.
  • Refuerzo: Esta herramienta se focaliza en el resultado final del coaching: la mejora continua del aprendizaje. Expresa la convicción del coach sobre el deseo de las personas de ser competentes. El líder hace hincapié en el sentido de logro en la otra persona y contribuye al compromiso de la mejora continua. Realizar afirmaciones durante una interacción de coaching puede dirigir la atención hacia dos grupos de habilidades demostradas por la persona: aquellas que la persona ha mostrado en el trabajo y aquellas que la persona muestra durante una interacción de coaching.
  • Autorresponsabilidad: Significa asumir la responsabilidad de su propio comportamiento y aceptar la responsabilidad por el resultado de la interacción de coaching. En otras palabras: “Si resultó, tuve responsabilidad en ello”.
  • Gestión y liderazgo: Los coachs tienen un compromiso hacia un desempeño superior.
LinkedIn
Twitter
Instagram
Facebook
Pinterest