Es evidente que se precisa cierto coraje para ser creativo, porque, en cuanto se propone una idea nueva, la persona se convierte en un “ser raro”, en otras palabras, está en minoría. Y pertenecer a una minoría no resulta cómodo. Por ello, el pensador original debe estar en disposición de afrontar el ridículo y el escepticismo, que probablemente recibirán sus ideas e incluso y su propia persona. Posteriormente volveremos sobre este punto al revisar los bloqueos creativos más habituales.

 

Existen tres formas de medir la originalidad: la rareza, la distancia y la calidad. La rareza es fácil de contemplar. Se puede observar por la frecuencia con la que una respuesta se repite en un desafío realizado a un cierto número de personas. Las ideas creativas u originales son las ideas que sólo se han presentado una vez (o ninguna, si los criterios que utilizamos son más rigurosos).

La distancia de las respuestas se refiere a los problemas en los que se trata de encontrar una tercera palabra relacionada con dos conceptos distantes entre sí. Por ejemplo, las palabras “árbol” y “pan” para asociar con la palabra “corteza”.

Por último la calidad, ya lo hemos comentado, proviene en la mayoría de los casos de la cantidad.

Viabilidad

 

Capacidad de producir ideas y soluciones que sean realizables en la práctica.

Elaboración

 

Es el nivel de detalle, desarrollo o complejidad de las ideas creativas.

Los tres primeros factores enunciados – fluidez, flexibilidad y originalidad – son funciones del denominado pensamiento divergente o lateral, que actúa como un explorador que viaja a la aventura. Como tendremos ocasión de ver, se trata de un tipo de pensamiento que no se paraliza con una única respuesta ante un problema; es el tipo de pensamiento que realiza la libre asociación de ideas e imágenes. Es el que apela a la reestructuración de lo conocido de un modo nuevo. En definitiva, el que provoca la creatividad.

Por el contrario, el denominado pensamiento convergente evoca ideas y trata de encadenarlas para llegar a un punto ya existente y definido, si bien, oscuro en ese momento para la persona.

LinkedIn
Twitter
Instagram
Facebook
Pinterest