1. Autoridad: es el derecho que se le confiere a una persona en un puesto para ejercer con discrecionalidad la toma de decisiones que afectan a otros. La autoridad la tiene el jefe.
  2. Poder: es la capacidad que tienen las personas o grupos para inducir o influir sobre las convicciones o acciones de otras personas o grupos. El poder lo tiene el líder/ coach.

Parece de todo punto evidente que gestionar personas como se hacía anteriormente resulta obsoleto, implica considerar que las cosas van a permanecer como siempre, suponer que nada nos va a pasar. Nuestra economía proteccionista, en esta cultura occidental, se ha centrado en la gestión del hacer el what, en que las personas hagan lo mejor posible lo que se les diga que hagan y en que estas no puedan hacer nada distinto sin solicitar el consabido permiso. Así, ante la aparición de problemas, los individuos no los abordan y resuelven por sí mismos sino que van a exponerle el asunto o la queja al jefe y al final le preguntan: “Jefe, ¿qué hago?”. En esta situación, el jefe piensa por el colaborador y le comunica explícitamente lo que este tiene que hacer.

LinkedIn
Twitter
Instagram
Facebook
Pinterest